sábado, 16 de octubre de 2010

¿Por qué "Sentimiento Hostil"?

















La otra cara del amor es inevitablemente el sufrimiento. Sea por algo nimio o por un grave error, pero a la larga en el amor se sufre, en menor o mayor medida. Y eso fue justamente lo que quise reflejar en "Sentimiento Hostil", la otra cara del amor...


El amor no correspondido, el amor obsesionado, la traición a uno mismo, la falta de límites, la ceguera, la irracionalidad, son todas situaciones que se experimentan a diario en la novela, exacerbadas de alguna manera para reflejar exactamente eso que quiero demostrar.


Con esto no quiero decir que en "Sentimiento Hostil" no haya romance ni mucho menos, que lo hay lo hay, pero mi idea fue reflejar todo aquello que se deja de lado o no se ve por perseguir un amor sin sentido, irracional e insalubre.


La novela gira en torno a Demetrius, esa criatura fría y manipuladora pero increíblemente encantadora y tentadora. Es por él por quien Shilana, el ángel protagonista, se enamora perdidamente pero es también por quien sufre incansablemente.

Hay otra criatura más que parece no ser tan importante en la historia pero es quien marca, lo que yo entiendo, como un amor sano y recíproco. Él es el ángel llamado Embrace.


Parecería una obviedad que teniendo algo bueno no lo eligiéramos, pero eso es exactamente lo que con frecuencia sucede. Por alguna extraña razón terminamos perdidos en un laberinto de sufrimientos causados por un amor obsesionado.


"Sentimiento Hostil" es ese camino al abismo de la agonía, sumido en el llanto y la obsesión por un amor irracional.


Nadia Colella.-