jueves, 31 de octubre de 2013

Conociendo a los personajes: ¿Quién es Petra?


Es una Demonio de la Noche que habita la aldea Das Dunkel, y resulta ser la pareja de Demetrius. La conexión que se dio entre ellos fue inmediata, y eso sólo ocurre cuando algo especial seespera de la pareja.

Su idea es liderar Das Dunkel, pero los secretos que guarda muy dentro de sí revelan otra faceta que excede la aldea de los demonios...


Todos sus planes se frustran cuando Shilana aparece en la vida de Demetrius, y eso la convierte en su presa y eterna enemiga.


Acordate que podes descargarte la novela gratuitamente:
 


Descarga Sentimiento Hostil

Conociendo a los personajes: ¿Sabes quién es Embrace Cleinn?


Es un Ángel que habita la aldea Mundú, sargento de la Guardia de la Aldea, que se enamora de Shilana. Tendrá que vivir con el amor que siente ella por ese Demonio de la Noche que tanto detesta, no sólo por acaparar el amor de Shilana sino porque la hace sufrir, y ella parece no darse cuenta...

sábado, 26 de octubre de 2013

Conociendo a los personajes: ¿Sabes quién es Demetrius Oblivion?


Es un Demonio de la Noche que habita la aldea Das Dunkel, rodeada del Bosque Oscuro. Es Jefe de Caza, el encargado de manejar el grupo de búsqueda de alimento para su raza.

Su pareja es Petra, una Demonio de la Noche más que perversa y misteriosa.
Hay algo que lo atrae a Shilana, y que después de conocerla, ya no puede alejarse más de ella.

Conociendo a los personajes: ¿Quién es Shilana Draconess?


Es un ángel que habita la aldea de Mundú. Su madre, Amanda Draconess, falleció cuando ella era pequeña. Quedó al cuidado de su padre, Ulises Woodstock, criatura que siempre le mostró desprecio (aunque ella nunca supo por qué). Quien en realidad la crió fue su hermano Pedro, a quien adora profundamente.

La ida de Pedro de Mundú y el enterarse que le ocultaron parte de su origen, modifican su rutinaria vida de manera permanente.

domingo, 13 de octubre de 2013

¡Descarga GRATUITA!

Estamos festejando los 3 años de celebración de contrato de "Sentimiento Hostil", y la forma que optó su autora, Nadia Colella, es a través de la descarga gratuita de su novela.

En Mundú vive Shilana Draconess, un ángel que no se siente parte de su mundo, como si algo no encajara en su vida. Cuando de manera furtiva escucha una conversación que tiene Pedro, único hermano de Shilana, con su mejor amigo Luxor, el mundo en que ella creyó vivir se desmorona. Hay algo que le han ocultado sobre su origen y desde ese momento no hay nada más importante para ella que averiguar aquella verdad secreta.
Lo que Shilana no sabe es que detrás de esa historia hay otra más perversa a punto de estallar y que, de hacerlo, cambiaría de manera radical la existencia de toda su raza.

Pero todo, incluso su propia verdad, se difumina cuando conoce a Demetrius, un demonio de la noche que la llevará al más profundo de los abismos y tornará su amor en un sentimiento hostil.

¿Te lo vas a perder?



Link de descarga:

Descarga Sentimiento Hostil



martes, 2 de julio de 2013

Opinión de lectores: Román AguirreZ

Una nueva opinión ha llegado a mis manos.

Esta persona en particular es alguien muy importante para mí, porque he encontrado en él el oído, consejo y crítica que necesitaba.

Aunque todas las críticas que me han llegado las he recibido gustosa, ésta tiene un valor especial para mí porque viene de otro escritor, uno muy talentoso, dicho sea de paso.

¡Gracias por tus palabras!

"Luego de leer Sentimiento Hostil puedo decir que el libro es atrapante, así como lo es también su historia de amor, la cual no es nada parecido a lo que ya se ha escrito. 

Puedo decir que he sentido, padecido y disfrutado lo que sus personajes vivieron, he amado a algunos de ellos, he comprendido a otros, quise abofetear para despertar a otros y he odiado a otros más. 

El libro nos transporta a un mundo diferente y a su vez nos permite sentirnos identificados en muchos de sus aspectos. 

La narrativa excepcional de Nadia Colella nos hace entender (a los argentinos) todo en cuestión de segundos, puesto que las palabras de fácil comprensión y a su vez, con una rica historia, llena de problemas, amores y odio. 

Totalmente recomendable de mi parte y estoy seguro que pensarán lo mismo una vez que la hayan leído."

viernes, 24 de mayo de 2013

Capítulo 2: Mi origen (completo)

Me desperté sobresaltada una vez más. Nuevamente esa pesadilla recurrente de mí entrando en la aldea de los demonios, o de lo que yo imaginaba ser su pueblo, había invadido mi sueño, perturbándolo y dejándome con más preguntas y ninguna respuesta, siquiera una mínima teoría.Buscaba la razón, el por qué continuaba soñando con ellos, con ese lugar, ese cubo negro y ese castillo blanco… ¿Quién era el que vivía en ese lugar?

Estos extraños sueños comenzaron cuando cumplí mi mayoría de edad, hacía apenas dos semanas, y no pararon ni siquiera una sola noche. Siempre era la misma imagen: el bosque frío, el palacio real, su aldea y ese cubo negro…

Decidí no pensar más en el hecho, cerré los ojos para concentrarme en la búsqueda de mi sueño perdido. El día siguiente iba a ser complicado, en el predio de la Reina y la Plaza Central de nuestra aldea se llevaba a cabo una nueva celebración de las criaturas adultas y el proceso de elección de nuestras carreras, aquello que iba a convertirse en nuestro trabajo, en nuestra manera de aportar vida a Mundú. El gran problema que se avecinaba, sólo para mí en realidad, era que aún no había decidido qué seguir. Y para nuestra especie, o servís en algo a la aldea o te destierran sin más, sin ninguna posibilidad devolver.

          Un nuevo día comenzaba, el sol entraba cálidamente por mi ventana, rozando mi rostro con su luminosidad y alegría que era inevitable no contagiarse con ese ambiente. Me levanté de la cama para buscar mi vestuario del día y prepararme para la gran ceremonia.

Nunca me había entusiasmado nada de Mundú, de hecho, por muchos años había pensado que este no era milugar, como si yo perteneciera a otra especie, a otra aldea… Un pensamiento bastante alocado y por eso nunca lo comenté con nadie, ni siquiera con mi hermano Pedro, que es la criatura en quien más confío en este mundo. 

La decisión de no contarle fue porque siempre me habló de Mundú con tanta pasión y veneración, que no quería insultarlo diciéndole que no es mi lugar, porque en realidad mi lugar era donde se encontraba él, mi única familia… Claro que también estaba mi madre Amanda, ella había fallecido cuando me dio a luz; y mi padre Ulises que nunca ofició como tal. No sé que fue lo que le hice pero siempre se ocupa de demostrarme su desinterés, su desprecio y hasta incluso su falta de amor. No creo que sea odio lo que siente por mí porque de haber sido así, ya estaría vagando por las calles de Mundú. Lo que le pasa conmigo es un misterio que algún día resolveré. Todo siempre tiene una razón de ser, ya encontraré a cual pertenece el desprecio de mi padre.

Cuando encontré el vestuario perfecto para la ocasión, sentí la voz fuerte de mi hermano.

-¿Cómo que no vas a ir?- gritó la voz de Pedro.

El grito provino dela cocina. Nuestras casas son tan pequeñas que no existe privacidad en ellas. En realidad, la 
idea de Mundú y su gente es el amor, la confianza y unión. Ninguna de las tres cualidades se aplica a mi familia y sólo por la culpa de mi padre, con quien seguramente debía de estar discutiendo.

-Tengo que hacer unas cosas para el Instituto- le contestó lagruesa voz de mi progenitor.

Ulises era uno de los tres directores del Instituto de Formación Profesional, él había escogido ser maestro y con el correr de los años, fue ascendiendo en su carrera y trabajo hasta llegar a uno de los puestos más altos en la jerarquía de la Educación.

-Pero es el momento más importante de Shilana… Es la elección de su carrera-,
-Te dije que no puedo Pedro, no insistas-,
-¿Qué puede ser más importante que este momentoen la vida de tu hija?-,
-¡Ay por favor no utilices esa frase como modo de molestarme y hacerme sentir culpable! Shilana ya es grande, de hecho una criatura adulta, puede estar sola en el momento de elección de su carrera. Es sólo una firma en una lista-,
-Que va a afectar en toda su existencia… ¿Pasa algo en el Instituto?-,
-No en el Instituto pero sí algo referente a mi carrera-,
-¿Y de qué se trata?-,
-Hoy a la noche, después de la celebración de criaturas adultas, la Reina Calandra nos ha invitado a una cena en su castillo-,
-¡¿Cómo?!-.

Lo que le faltaba a mi día, tener que pasar una noche en compañía de esa criatura despreciable. La Reina Calandra es la líder de nuestra aldea y una de las principales razones por las que no me sentía parte de Mundú. Viuda hacía ya 20 años de su esposo, el Rey Brian, y sin descendencia aún, lo cual la ponía bastante nerviosa, su monarquía estaba acabándose. Todos los aldeanos la adoran y creen que con ella los brutales ataques de los demonios de la noche pueden ser cosa del pasado; yo en cambio la detesto. Me genera tan malos pensamientos y sentimientos que realmente advierto algo extraño en ella.

-Ustedes estén preparados, los escoltas de la Reina los pasarán a buscar después de la ceremonia, así puedo tener tiempo yo para hablar a solas con ellas previo a la cena-,
-¿En serio me estas diciendo que no vas a ir a la ceremonia de Shilana?-,
-Nos vemos a la noche Pedro, hasta luego-.

Cuando sentí el sonido de la puerta cerrarse decidí salir de mi habitación. Al abrir el pórtico y entrar en el centro de mi casa que era la cocina, vi a mi hermano sentado desayunando. Al verme, una gran sonrisa apareció en su rostro. Pedro era la persona más importante en mi vida, era quien cuidaba de mí, quien me daba los consejos en el momento indicado, quien con todo su amor siempre buscaba lomejor para mí. Su pelo rubio enmarañado, ése que nunca podía lograr peinarle,sus ojos verdes brillosos como el sol, alegres y profundos, su rostro lleno de  vida… Al menos así lo recordaba. Hacía un tiempo la luz de su rostro se había desvanecido,las ganas de vivir lo habían abandonado. Había algo que lo estaba atormentando.

-¿Preparada para elgran día?- me preguntó,
-Aún no sé qué elegir, Pedro- le contesté uniéndome a la mesa y sentándome a su lado,
-¿Todavía no llegaste a una solución? Me preocupa Shilana-,
-Lo sé, y a mí también, pero no hay nada que me entusiasme-,
-¿Agricultura? ¿Relaciones externas? ¿Servidumbre real?-,
-¿Servidumbre real? ¿Me hablas en serio? Jamás pensaría en servirle a nuestra reina-,
-Pero vas a tener que pensar en algo, sabes lo que implica no tener una carrera en Mundú- me dijo mi hermano,
-Lo único que me mantiene en esta aldea es tu existencia, nada más-,
-Aunque sea por eso Shilana, pensa en una solución-,
-Lo haré, te lo prometo-.

Pedro se levantó de la mesa para servirse otra tasa de esa agradable infusión que siempre desayunaba, la jarra con el té caliente de todas las mañanas que estaba sobre la cocina. Ese aroma a rosas recién florecidas que provocaba inentediblemente,me hacía llenar de alegría. Sólo él lograba realizar esos tés, únicamente los suyos me hacían sentir feliz de simplemente olerlos. Comenzamos a desayunar y la efímera alegría se desvaneció cuando miré a los ojos de mi hermano, incluso podía ver dentro de su alma. Había algo que no me estaba contando y que lo estaba sumiendo en una profunda tristeza.

-¿Qué es lo que pasa, Pedro?- le pregunté finalmente sin quitarle la mirada de sus ojos,
-¿Por qué?- me preguntó haciendo un visible esfuerzo por cambiar su expresión,
-No podes seguir mintiéndome, sé que algo te pasa, lo veo-,
-No es algo en lo queme puedas ayudar, por favor, no sigas preguntando-,
-Puedo ayudarte escuchándote…-,
-No, eso sería más peligroso aún-,
-¡Si está en riesgo tu vida, exijo saberlo!-,
-No es mi vida la que está en riesgo, sino la tuya Shilana-,
-¿De qué hablas?-,
-Puedo hacerte un pedido, ¿lo cumplirías, por mí?-,
-No hace falta ni que lo preguntes, Pedro, claro que sí-,
-Entonces no sigas preguntándome. Ahora, en este momento, no es adecuado que lo sepas. Es muy peligroso y hasta difícil de comprender. Necesito que confíes en mí, te enterarás cuando sea el momento indicado-,
-¿Lo prometes?-,
-Nunca falto a unapromesa. Ahora no es el momento, cuando lo sea lo sabrás-.

Aunque mis ganas por saber aquello que atormentaba a mi querido hermano eran tan grandes que casi no podían dejar a mi boca cerrada por un minuto, decidí hacerle caso porque confiaba plenamente en él y si él decía que tarde o temprano me enteraría, sabía que así ocurriría.

Después de terminar el desayuno, salimos los dos para dirigirnos a la Plaza Central. El hecho de ser mi ceremonia lo alegró un poco, vi algo de regocijo en su mirada,lo abracé y continuamos caminando. Casi el mismo aroma a rosas del té de mi hermano, podía sentirlo en el ambiente de Mundú, producto de los grandes jardines que muchos aldeanos tenían. Mundú era una de las aldeas más conocidas por la gran variedad de rosas y flores que poseía. Ese alborozo plasmado en los colores era aquello que nos identificaba.

Caminamos casi por instinto, las calles de Mundú son terriblemente caóticas. Pedro me había contado que fueron diseñadas de esa manera a propósito, por los descendientes de los fundadores de Mundú: la familia Drake. Siempre fuimos atacados por los demonios de la noche y esa era una manera de hacerlos perder en nuestro hábitat.

Al comienzo de nuestra existencia, nuestra especie era portadora de enormes y poderosas alas blancas pero con el paso de generaciones y cruzas entre la realeza y demás aldeanos, perdimos ese rasgo de distinción y los ángeles dejaron de ser criaturas aladas para pasar a ser simples caminantes sobre dos miembros. Así que, con esa desventaja, los demonios podían atacarnos vía aérea y nosotros no podríamos hacer nada al respecto, sólo un enfrentamiento cercano, arrancarle sus alas y esperar a que se perdieran entre nuestras casas y darnos la posibilidad de escapar.

Hasta este momento demi existencia todavía no me he encontrado con ningún demonio, no sé lo que sesiente estar tan cerca de la muerte. Me he refugiado en mi hogar cuando suenala alarma de Mundú, la misma que nos avisa el momento previo al ataque de losdemonios pero nada más que ello… Nunca tuve a un demonio frente a mí.

Cuando llegamos a la Plaza Central Pedro se fue con su amigo de toda la vida, quien era también el hermano de mí mejor amiga: Luxor. Al verlo, supe que Coral tenía que estar por algún lado de la plaza. La encontré cerca de la mesa de las bebidas y me dirigí hacia ella.

Coral era una criatura maravillosa: siempre alegre, feliz de la vida que le había tocado,sincera y fiel. Ella fue compañía desde que tengo memoria, toda mi infancia la compartió conmigo, primero por una cuestión de proximidad, nuestras casas estaban una al lado de la otra; y segundo por ser tan buena y excelente criatura.

-¿Cómo estás, Coral?-le pregunté dándole un fuerte abrazo,
-Muy bien, emocionada por empezar con mi carrera… ¿Ya decidiste sobre la tuya?- me contestó con una gran sonrisa,
-Anoche volví a soñar lo mismo- le dije para cambiar el tema de la carrera, ya me ponía demasiado nerviosa el hecho de no saber qué elegir que encima tenía que dar explicacionesa todo el mundo sobre el por qué,
-¿Otra vez elcastillo blanco y el cubo negro?- me preguntó asustada,
-El Bosque Oscuro,una vez más-,
-No sabes si es eso,nunca entramos como para saber de qué se trata-,
-¡Está tan claro!Ojala pudieras experimentar lo que yo en esos sueños. Ese ambiente amenazador,solitario y peligroso es único y les pertenece-,
-Te lo voy a deciruna vez más, deberías ir a ver al médico de la aldea-,
-Y ya te dije que no,no es una enfermedad lo que tengo. Es algo más-,
-Supongamos que seael Bosque Oscuro, sabes lo que ese bosque significa… Por algo el trabajo de laguardia de la aldea es considerado uno de los más peligrosos-,
-No me sirve de nadaque no me creas lo que te digo. Mejor vayamos a buscar a nuestros hermanos,¿si? - le propuse a mi amiga,
-Si, mejor- mecontestó derrotada.

Las dos nos tomamosde la mano y cruzamos la Plaza Central para buscarlos. Había muchas criaturas disfrutandode la ceremonia de inicio, muchos padres, muchos jóvenes. La alegría estaba pordoquier: había mesas cubiertas por manteles amarillos ordenadas en forma deestrella, en cuyo centro se encontraba una gran fuente de agua; los arreglosubicados sobre las mesas eran grandes ramos de rosas verde; las criaturas másadultas vestían grandes vestidos, algunos más llamativos que otros, lo quedenotaba las diferentes clases; las criaturas jóvenes ya transitando su adultezestaban muy ansiosas, se veía como buscaban las mesas para anotarse pero aún nose podía, el gran orador debía dar inicio a la ceremonia. Yo en cambio mirabatodo mí alrededor, ese ambiente no me provocaba nada, no me contagiaba ni laalegría ni la ansiedad. ¿Qué iba a decidir? ¿Qué carrera debía tomar?

Nos encontrábamos enlas puertas al jardín de la reina y nuestros hermanos no estaban por ningúnlado. Estábamos por irnos cuando sentimos sus voces provenientes del centro deljardín. Nos animamos a seguirla para dar con ellos pero una frase nos detuvo aambas:

-Me tengo que ir de Mundú- dijo la voz de mihermano.

Mi corazón se detuvoal instante y casi perdí el equilibrio de no ser por mi amiga que aún mesostenía. No podía ser verdad aquello que mi hermano decía… ¿Abandonar Mundú?Él era la única razón por la que aún seguía en esta aldea, no podía irse… ConCoral nos sentamos detrás de un gran árbol rodeado de unos pequeños arbustos.No sabíamos donde estaban, pero sí podíamos escucharlos claramente.

-¿Ya? ¿Tan pronto?- le dijo Luxor en un tono melancólico,
-No puedo dilatarlo más Luxor, es lo que debohacer-dijo con voz seria Pedro,
-¿Se lo dijiste a tu hermana?-,
-No, y prefiero que aún no lo sepa-,
-¿Pensas irte sin despedirte de ella siquiera?-,
-No podría irme si lo hiciera. Sé que en un futurolo entenderá-,
-¿Cuándo? ¿Si vos mismo le ocultas la verdadsobre su origen?-,
-No puede saberlo, todavía no es el momento-,
-¿Y cuándo lo será? ¿Cuándo todo finalmenteestalle?-,
-Me voy para evitarlo Luxor. No nos queda muchotiempo antes que la profecía se cumpla-,
-Deberías consultarlo con el General Marcus-,
-Esto iba a ocurrir de un momento a otro, ya losabía, sólo que no cuando-,
-Y por eso mismo Pedro, debes decírselo. O por lomenos dejame decírselo yo, después de todo soy tu amigo-
-Se lo dirás, pero yo ya no estaré en Mundú. Élsabe perfectamente que debo hacer esto cuanto antes, la profecía va acumplirse. Nunca la olvides, “Cuando el sol se oculte y la oscuridad nos cubra,los demonios de la noche volverán a aparecer para recuperar lo que en un tiempoles perteneció. Sus alas los harán inalcanzables, su fuerza indestructibles, supoder intocables, su ambición letales. Su tiempo llegó y el nuestro también.”-,
-La recuerdo bien, hicimos la cuenta juntos,sabemos cuando ocurre-,
-Y por eso mismo, me voy para evitarlo y sé que ellatiene la respuesta-,
-Estás jugando con fuego, es posible que no puedaayudarnos e incluso puede que aún no siga con vida-.

De pronto una vozfuerte nos sobresaltó a ambas y alertó a nuestros hermanos, la ceremonia de lainiciación había comenzado y el orador del encuentro ya había empezado sudiscurso. Coral me empujó fuera de nuestro escondite y me llevó a la fuerzahacia el acto. Mis fuerzas se habían desvanecido, mi mente estaba perdidadivagando y mi corazón estaba a punto de desmoronarse.
¿Mi verdadero origen?
¿Una profecía a puntode cumplirse?
Mi hermano no podíairse, y menos ahora…